NOTICIAS

JAVIER ALCAÑIZ, DIRECTOR DE SEAS, REFLEXIONA SOBRE LA FORMACIÓN ONLINE

No es lo mismo formación online que teleformación

Image
10 Septiembre 2020

El curso pasado finalizó, debido al estado de alarma y a una situación sanitaria sin precedentes, obligando a los centros escolares y universitarios a adaptar su forma de transmitir conocimientos, en un tiempo record. Tecnología, imaginación, entusiasmo y entrega por parte de los docentes y mucha colaboración por parte de los alumnos y familias, permitió que el curso no se paralizara y que la transmisión de contenidos y alcanzar los objetivos mínimos de aprendizaje se consiguieran, en la mayoría de los casos.

Pero hoy queremos reflexionar con el director de SEAS Estudios Superiores Abiertos, Javier Alcañiz, sobre formación online. ¿Es realmente esta forma de enseñar, a la que se han adaptado los centros educativos, formación online?

Vivimos durante el final del curso 19-20 en los centros educativos de primaria, secundaria, formación profesional y universitaria un momento de educación virtual generalizada y express, ¿Qué reflexión te ha generado la vorágine de formación, llamada online, que se vivió durante ese tiempo?

El esfuerzo que se hizo en los centros educativos, si bien muy meritorio, considero, que salvo excepciones, no podríamos llamarlo formación online. Me atrevería a llamarlo teleformación.  Desde hace 15 años en SEAS consideramos formación online una formación en la que el estudiante aprende haciendo y donde la autonomía en el estudio, acompañada de recursos creados para poder fomentar esa autonomía, al mismo tiempo que el profesor acompaña, tutoriza y potencia el estudio en sus alumnos, son parte fundamental del proceso de formación.

No se trata de asistir a clases magistrales aprovechando los recursos que nos ofrece la tecnología, donde el profesor se pone delante de una cámara a transmitir su conocimiento, sino que la formación online es facilitar que el alumno, a través de un programa pensado para su desarrollo online y con un acompañamiento del equipo docente, vaya completando los estudios. Una programación completa donde los contenidos curriculares pero también los ejercicios y feedback propuestos, las sesiones en abierto, los seminarios online y en algún caso incluso presenciales, los diferentes proyectos que se solicitan a los alumnos, la colaboración que se genera entre profesores y alumnos, la posibilidad de hacer prácticas en empresas si lo estudios lo requieren,… conforman la formación online. Una formación pensada para mejorar las competencias académicas y personales de los alumnos, más allá de unos contenidos curriculares. Donde la tecnología ayuda a que sea posible trasladar esta formación a cualquier persona esté donde esté y con independencia de sus circunstancias personales.

La formación online no es incluir cámaras en el aula o tener a los docentes disponibles, prácticamente las 24 horas del día, como sí que somos conscientes que muchos de ellos han estado haciendo durante el final del pasado curso escolar, o que los padres sean parte fundamental y casi indispensable de este proceso.

¿Cuál es el perfil más común de la formación online?

La formación online ha estado pensada durante los últimos años, sobre todo, para un público adulto, que quiere completar o actualizar conocimientos con un claro objetivo de aplicarlos, en la mayoría de los casos, en un entorno profesional. Que tiene la madurez suficiente para poder avanzar en los estudios aportando su responsabilidad, su espíritu crítico o su experiencia, que además, sin duda, va a seguir trabajando y potenciando con este tipo de formación. Es así como podrá sacar el máximo partido a esta formación. Y beneficiarse al mismo tiempo de las facilidades que la formación online ofrece para la conciliación con la vida profesional y familiar.

La formación online no está “reñida” con un público más joven, en ocasiones es la única manera de poder acceder a estudios que no tienen en su localidad o que les permita también conciliar con una vida profesional que ha comenzado a edad muy temprana. Un público adolescente que tiene ya capacidad intelectual desarrollada para la autoconciencia, razonamiento lógico, la empatía o la adopción de perspectivas es un público que también puede adaptarse a este tipo de formación.

Pero el esfuerzo que deben hacer, sobre todo al principio, de organización, de fijar objetivos, de disciplina, aún estando acompañados por los tutores y todo el equipo docente, siempre es algo superior que en los estudios presenciales. Pero también, los beneficios que obtienen tras el estudio, son mayores. Desarrollamos programas online para centros de formación profesional y universidades con muy buenos resultados académicos y obteniendo una alta nota de satisfacción por parte de los alumnos. Sabemos así que no solo adquieren unos conocimientos técnicos, sino que terminan adquiriendo otras competencias igualmente importantes en su desarrollo personal y que les preparara para su futuro en el mercado laboral. Competencias tecnológicas, de comunicación o resolución de problemas son competencias que se desarrollan y que destacan en su CV. Y les permite seguir estudiando y no quedarse atrás, con unos resultados muy positivos.

¿Y cómo se aborda la brecha digital?

La formación online está al alcance de la mayoría de la población. El cambio producido en los últimos 15 años en cuanto a puntos de conexión, velocidad de la misma, número de equipos en el hogar, el acceso desde dispositivos móviles,…ha sido muy importante. Incluso los no nativos digitales, a día de hoy, son consumidores y generadores de contenidos con medios muy básicos y accesibles. La formación online te permite además no tener que seguir los estudios estando en todo momento conectado.

Y no solo la tecnología marca la diferencia en la formación online. Tener unos programas adaptados a este modelo de formación o la realidad laboral, contar con el apoyo de las empresas, contar con un equipo docente profesional pero también que conoce cómo debe ser y está preparado para una formación online es parte del éxito de este modelo de formación.

¿La educación online, virtual, la teleformación, ha llegado para quedarse?

Sin duda, la situación que hemos vivido ha sido un gran impulso para la formación online. Si de toda crisis se dice no sin razón, que viene acompañada de nuevas oportunidades, en este caso las oportunidades sin duda han venido de la mano de la tecnología. Somos conscientes de que muchas más personas se han acercado a valorar este tipo de formación y por tanto han conocido mucho mejor la oferta que tenemos los diferentes centros.  Y no solo han conocido nuestra oferta, sino que también tras este periodo que nos ha obligado a parar, hemos redescubierto nuestras casas, nos sentimos más cómodos en ellas, sabemos sacar mayor partido al tiempo que estamos en el hogar y valoramos mucho más disfrutar de estar en casa y no dedicando el tiempo a desplazamientos innecesarios que consumen, a veces sin ningún tipo de beneficio, parte de nuestra vida.

Pero también somos conscientes que teleformación no es formación online y ahora mismo es un concepto que se está unificando y los malos resultados de la teleformación improvisada pueden perjudicar la imagen de un modelo de formación que hemos consolidado durante más de 15 años y que tiene un gran futuro por delante.

En los últimos meses, muchos centros de formación que hasta ahora solo han ofrecido formación presencial se han interesado por conocer cómo poder trasladar sus programas y conocimiento a la formación online. Un cambio que nunca es un proceso inmediato o que se pueda abordar de un día para otro. Porque si queremos hablar de formación  online y no teleformación, la adaptación de los programas requiere de una revisión, agenda, formación del profesorado, plataforma de estudio, campus,… Pero sin duda aquellos centros que quieran dar el paso, están más cerca de lograrlo y en SEAS sabemos cómo ponerlo en marcha porque hemos realizado este proceso con otros centros.

Para finalizar, ¿qué destacarías de la formación online que ofrece SEAS?

En SEAS fuimos pioneros de lo que entonces se llamaba formación abierta y que a día de hoy, se trata de una formación que para muchas personas ya no es una alternativa a la formación presencial, más tradicional, sino que es una opción en sí misma, en su búsqueda y decisión de formarse. En SEAS hemos sido testigos de excepción y parte activa de esta transformación y hemos ayudado a las personas, a nuestro alumnos, a adaptarse y aprovechar todas las ventajas de la formación online una formación autónoma al mismo tiempo que personalizada y flexible.

En SEAS hemos estado orientados a una formación online dirigida a profesionales, a quienes quieren seguir formándose  una vez han comenzado su etapa laboral. La formación continua ha sido siempre uno de nuestros pilares.  

Pero en los últimos años somos también socio tecnológico de centros de formación profesional y universidades para implantar su modelo de formación presencial al de la formación online. Ofrecemos nuestra experiencia y tecnología, con un campus desarrollado en exclusiva para los alumnos que cursan estas titulaciones oficiales.

En formación continua ofrecemos actualmente para profesionales más de 500 programas de formación divididos en 5 líneas de actividad:

SEAS: formación técnica online para la industria y la empresa (https://www.seas.es/)
ESAH: formación en hostelería y turismo online (https://www.estudiahosteleria.com/)
DSIGNO: formación en diseño gráfico, diseño de moda y diseño de interiores online (https://www.dsigno.es/)
EFAD: formación en deporte online (https://www.efadeporte.com/)
CPA Online: ciclos formativos online (https://www.cpaonline.es/)
Nuestros socios en diferentes sectores como son el Grupo Lezama, la Escuela de Hostelería de Sevilla, la escuela de diseño ESI, Fundación Hidrógeno, Centro San Valero, CPA Salduie o la Universidad San Jorge, entre otros, junto con nuestros profesores que están especialmente formados para una enseñanza online y son profesionales en las áreas donde imparten la formación o el acompañamiento a nuestros alumnos, favorecer el reconocimiento de nuestra formación como títulos propios universitarios, el acceso a un campus virtual propio, las jornadas presenciales o por streaming, el apoyo en los proyectos individuales de nuestros alumnos o facilitar prácticas o bolsa de empleo hacen que nuestra formación online haya sido la elegida por los más de 85.000 alumnos que se han formado con nosotros.

Ponemos a disposición de otros colegios, centros de formación y universidades nuestra experiencia, metodología y plataforma para que desde comienzo de curso se pueda planificar estudios en formato online.