NOTICIAS

Grupo San Valero presente en CONAMA 2018

Invita a una reflexión sobre la transición ecológica

Image
05 Diciembre 2018

La 14ª edición del Congreso Nacional del Medio Ambiente celebrada del 26 al 29 de noviembre en Madrid con el lema Rumbo 20.30, se estructuró en nueve ejes temáticos orientados a la sostenibilidad: energía, eficiencia y cambio climático, movilidad, renovación urbana, desarrollo rural, biodiversidad, agua, calidad ambiental, residuos y economía, y sociedad.

Esta edición trató de impulsar una reflexión sobre cómo llevar a cabo la transición ecológica, afrontando los objetivos de sostenibilidad de la agenda global para 2020, 2030 y 2050 y estudiando la situación en la que se encuentra España para alcanzarlos.

Luís Miguel Carrasco, director del Área de Calidad y Medio Ambiente del Grupo San Valero estuvo presente esta edición participando en numerosas jornadas y ponencias relativas a Economía Circular, Movilidad, Cambio Climático entre otras. De especial interés fue la ponencia sobre Desarrollo Sostenible, desarrollada por el director general de Biodiversidad y Calidad Ambiental del Ministerio de Transición Ecológica.

Natalia Loste, técnico de calidad y medio ambiente y responsable de la Oficina GREENCampus de Universidad San Jorge colaboro en el Grupo de Trabajo de Educación Ambiental GT19 para la preparación del Congreso y participó en la mesa de debate sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en la que Natalia presentaba el ODS 9 Industria, innovación e infraestructura.

Nieves Zubalez, directora de Internacional y Cooperación al Desarrollo de Grupo San Valero, realizó la comunicación técnica del proyecto STARS (+20): Support Tourism And Reduction Strategy (+20), proyecto transnacional (España y Austria) con el objetivo de modelizar un enfoque innovador de referencia para el sector del turismo rural europeo, en apoyo a la estrategia europea de lucha contra el cambio climático (COM 2007, 2 final). Para ello se ha tomado como plataforma de experimentación demostrativa el Camino de Santiago, introduciendo el componente medioambiental por su carácter de elemento vertebrador, su gran impacto como "recurso paneuropeo" y su elevado potencial de transferencia hacia las PYMES del sector turístico a escala internacional y hacia los más de 300.000 peregrinos que anualmente hacen El Camino.