Se encuentra usted aquí


Noticias

XXXI PREMIO NACIONAL DON BOSCO DE INVESTIGACION E INNOVACION TECNOLOGICA


Centro San Valero ha sido premiado en el área de las Comunicaciones con un Tercer Premio y un Premio Especial.

 

Los galardones Don Bosco han celebrado su XXXI edición en el colegio Salesianos de Zaragoza. Estos premios reconocen los proyectos creados por estudiantes españoles. En ellos se valora la originalidad y el esfuerzo realizado por los estudiantes de Formación Profesional y Bachillerato. Los proyectos abarcan tres campos: industria, comunicaciones y ciencias con tres premiados por categoría. En la presente edición se han presentado 38 proyectos con 107 participantes.
 
Centro San Valero ha obtenido el Tercer Premio con el proyecto Homefox. El proyecto implementa la comunicación con un hogar domótico usando una red más económica, fiable y de mayor alcance que el GSM. Ha sido presentado por los alumnos Rodrigo Merino Bueno  y Adrián Cuello Barón del Grado Superior de Mantenimiento Electrónico, bajo la supervisión de su tutor Antonio Lacueva y el apoyo del profesorado del Ciclo de Grado Superior.
 
También ha obtenido el Premio Especial el proyecto Semper.  Se trata de un entorno virtual adaptado para que niños con discapacidad motriz puedan interactuar y realizar sus ejercicios de rehabilitación de una forma divertida. Los ejercicios se transforman en acciones sobre el videojuego y el niño se rehabilita divirtiéndose. Los estímulos con recompensa, provocan que nunca abandonen la terapia. Este proyecto ha sido desarrollado por las alumnas Judit Gomariz Ballesteros y Alicia Aznar Royo de  Grado Superior de Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma, bajo la supervisión de su tutor Alberto Hernández Akkari y el apoyo del profesorado del Ciclo de Grado Superior. También han colaborado con la Asociación Duchenne.
 
Ambos proyectos se han otorgado en el Área de las Comunicaciones: Telecomunicación, Imagen y Sonido, Multimedia e Informática. Estos galardones obtenidos por Centro San Valero evidencian el buen nivel de formación de nuestros alumnos,  y el compromiso e implicación de los profesores en el campo de la investigación e innovación docente. Nuevos retos que se plantean en el aula con el objetivo de conseguir una formación integral de nuestro alumnado, fomentando su curiosidad y preparándolos para los retos, que han de ser muchos, a lo largo de su vida profesional.